Aquí está mi reflejo. Siente cómo abre una rendija por donde se escapa la luz y lanza allí, en ese flujo coloidal, palabras sin significado aparente que acarician o golpean el hipotálamo; y más tarde, cuando el sol se desliza detrás del contorno impreciso de la tierra, se desvanecen entre las sombras de los intrincados bosques dendríticos. Se escapan. Así son los espejismos.

martes, 22 de abril de 2014

UNION POR LA PAZ Y POR LA VIDA EN EL DIA DE LA TIERRA.


       El 22 de Abril de cada año se celebra el Día Internacional de la Tierra. Todo se inició en  1970, cuando el Senador Gaylord Nelson comenzó a movilizar a los miembros de las universidades, las escuelas y la comunidad en general, con el fin de dirigir la atención hacia los problemas ambientales que se estaban manifestando en ese momento. Algunos de esos problemas eran la superpoblación, la contaminación de los diversos compartimientos ambientales y la pérdida de biodiversidad por causas de sobreexplotación.  En aquel momento tuvo un impacto positivo sin precedentes, siendo el nacimiento de la Environmental Protection Agency su principal logro. Hoy en día, los desequilibrios naturales se han profundizado pues no ha sido posible generar un cambio de conciencia global a lo largo de estos últimos veinte años, los cuales se cuentan a partir de la realización de la “Cumbre de la Tierra” en 1992, y que representa el punto de inflexión en la historia de la lucha ambiental, porque es allí donde se hace la reflexión de que es necesario que los países establezcan mecanismos de acción y acuerdos internacionales en función de delinear lo que será “Nuestro Futuro Común”. Además, se vislumbra la necesidad de un cambio de paradigma en los lineamientos del desarrollo económico en vista de que, organismos como el Banco Mundial, constatan que los desequilibrios ambientales generan desequilibrios económicos, ya que los precios de los bienes producidos no reflejan, en muchos casos, los “males” que la producción de los mismos genera en el ambiente. A estas distorsiones se les denomina externalidades, y sus costos son asumidos por todos los seres que poblamos la Tierra, ya que el deterioro que causa en la salud disminuye la productividad de los trabajadores, tanto, como el  deterioro de la calidad de los recursos naturales. Está comprobado que existe una extensa cantidad de contaminantes en el ambiente derivados fundamentalmente de las actividades humanas, que exponen a hombres, mujeres y niños, a riesgos sin precedentes en la salud, pues muchos de esos compuestos se encuentran en el ambiente en cantidades que exceden el límite de tolerancia humana; mientras que otros, al ser de naturaleza xenobiótica, no pueden ser procesados por nuestro organismo, por lo que algunos quedan almacenados en nuestros cuerpos de por vida. El incremento del porcentaje de la población mundial que padece cáncer y enfermedades respiratorias es sólo una muestra de ello. De allí se deriva la propuesta de un modelo de desarrollo alternativo: El Desarrollo Sustentable.


            En años recientes, los tres problemas ambientales de mayor relevancia son, de acuerdo con la ONU: El cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la deforestación, o pérdida de área boscosa. De todos ellos, el que más ha llamado la atención de la comunidad internacional, son los múltiples impactos del Cambio Climático, ya que el desequilibrio evidenciado en los períodos de lluvia-sequía a nivel internacional, por efecto del incremento en la temperatura media global,  altera el equilibrio establecido en el resto de los compartimientos ambientales, y pone en peligro los programas de seguridad alimentaria, entre otras cosas. 
            Las guerras contribuyen a agravar el problema de destrucción de los recursos en forma directa (con el uso de bombas y armas químicas), y de forma indirecta, porque luego de las guerras viene un período de reconstrucción de las economías devastadas que requiere de la explotación acelerada de los recursos naturales. Es por ello que los movimientos ecológicos apoyan la profundización de los sistemas democráticos y el fortalecimiento de la paz en el mundo.
            Venezuela es un país privilegiado ya que se encuentra entre los más megadiversos del planeta. Sin embargo, está riqueza natural se ve cada día más comprometida en vista de la falta de coordinación de acciones entre las instituciones públicas y privadas, para que sus actuaciones sean coherentes con un objetivo común y de esa manera incrementar la efectividad de los proyectos. A este respecto, es importante el mantenimiento de un flujo de información constante entre el Estado y aquellas instituciones que realizan actividades de investigación científica y desarrollo tecnológico, por aquello de que la sostenibilidad de los sistemas está en función de lograr que los procesos productivos tengan cada vez menos requerimiento, tanto de materia prima, como de energía. En cuanto al aspecto jurídico, Venezuela cuenta con un cuerpo de leyes ambientales muy completo y avanzado, pero que, en mi opinión, debe revisarse la “Ley Penal del Ambiente”, así como también los sistemas de vigilancia establecidos para lograr el acatamiento de dichas leyes, en vista de la debilidad que se ha evidenciado a este respecto. Cada región de Venezuela presenta problemas ambientales particulares, los más resaltantes son: La acumulación y procesamiento de los desechos sólidos,  la contaminación de los cuerpos de agua por causa de derrames petroleros y utilización excesiva de mercurio en labores mineras, y pérdida de biodiversidad (es grave la desaparición de especies endémicas), por causa de la destrucción y segmentación de los hábitats naturales.
            Los venezolanos debemos buscar fuentes de información que nos permitan comenzar a adaptarnos a los nuevos modelos de consumo y producción que exige hoy nuestro planeta; es la única manera de hacernos conscientes y verdaderamente responsables del deterioro de la riqueza natural de nuestro territorio y de los problemas ambientales que compartimos con el mundo. En estos momentos de conflictividad política, defendamos la paz y unamos nuestros esfuerzos individuales para lograr un impacto global que nos garantice la vida. Ese es el mejor regalo que podemos darle a la Tierra en su día.

Por Econ. Deyanira Díaz.


LOS MOVIMIENTOS ECOLOGICOS Y SU DESEMPEÑO EN LA CIUDAD




           Los movimientos ecológicos surgen a nivel internacional entre los años 1960 y 1970, cuando comienzan a evidenciarse en el ambiente fenómenos atípicos que se derivan del crecimiento poblacional, la generación de contaminantes y la explotación de la naturaleza en forma excesiva, y que en algunos casos, afecta gravemente la salud de los seres humanos. De allí surge la necesidad de aglutinar voluntades para generar una fuerza política y social que permita contener el avance de tales desequilibrios. Algunos de ellos ya se habían manifestado con cierta frecuencia en el pasado, dónde podemos resaltar el smog que generaban las fábricas que operaban en Londres apartir de la Revolución Industrial, pero la I y II Guerra Mundial interrumpieron la conformación de movimientos eco-políticos. Con la instauración del Plan Marshall, que marca el fin de la II Guerra Mundial, se incrementa la explotación de los recursos naturales con el fin de restaurar las economías que habían quedado devastadas por la guerra, generándose una miopía gubernamental que sólo le permitía enfocarse en la utilización de dichos recursos para fomentar el progreso, tanto en el bloque capitalista, como en el bloque comunista.
            Hoy en día, los movimientos ecológicos tienen la ardua tarea de luchar, no sólo por la preservación del medio ambiente, sino de conectar al hombre de la ciudad con ésta realidad y hacerle comprender la necesidad inminente de un cambio en el patrón de producción y de consumo, que esté acorde con la capacidad de carga de contaminantes y con los límites de extracción de los recursos, para que no se vea amenazada la supervivencia de nuestra civilización. Dichos límites fueron señalados en 1972, en el primer informe del Club de Roma. Esta visión acaba con el patrón desarrollista para comenzarle a dar un papel preponderante al surgimiento de un nuevo paradigma: El Desarrollo Sustentable. El papel de los movimientos ecológicos es de fundamental importancia en la ciudad, en vista de que el hombre que habita en la urbe no tiene evidencia directa de los problemas que van surgiendo en la naturaleza; a diferencia del campesino, el cual es afectado por un cambio en el régimen de lluvia, porque perturba el rendimiento de sus cultivos, o el indígena que habita en la selva y ve como día tras día, se va reduciendo el caudal del río y comienzan también a escasear las piezas de caza.
            La eco-política de nuestro tiempo está enfocada en el hombre, en transmitirle cómo los desequilibrios naturales afectan su salud, la importancia de la responsabilidad científica y técnica, la necesidad de que exista paz y que se fortalezca la democracia a nivel internacional. Los movimientos ambientales tienen la gran responsabilidad de establecer una relación de armonía entre la dinámica de la ciudad y los ritmos de la naturaleza. Esto lo logra a través de propuestas que apuntan hacia la instauración de nuevos estilos de vida y una transformación del aparato productivo que permita ahorrar recursos y energía. Los movimientos eco-políticos se fortalecerán en la medida en que los conocimientos científicos y tecnológicos se profundicen, y la conciencia colectiva transite desde la ética de la responsabilidad proclamada por Jeremy Bentham, de raíz utilitaria; hacia la ética de la convicción, cuya máxima expresión se encuentra en E. Kant, y que expresa lo siguiente: “No podemos hacer cosas que sean intrínsecamente malas, no hay fines que justifiquen las malas acciones.” Con ello se asegura que no se permitirán acciones que dañen el entorno en función de un crecimiento económico exacerbado.


viernes, 18 de abril de 2014

Adiós, Gabo.

     

      
      Ayer murió nuestro laureado escritor Gabriel García Márquez, el colombiano que Aracataca vió nacer en 1928, el que se adentró profundamente en los mundos del realismo mágico, el irreverente, el controversial. Nunca olvidaré la emoción que me produjo la lectura de sus "Cien años de soledad", yo tenía trece años cuando abrí esa puerta. Aún pululan en mi memoria sus signos amarillos, los intrincados laberintos formados por los Arcadios y los Aurelianos, sus militares, las putas de su imaginario y la etérea imágen de Remedios la Bella, acompañada de sus mariposas amarillas.  "Cien años de soledad" es un clásico de la literatura moderna que ha sido traducido a 35 idiomas. Ayer Colombia decretó tres días de duelo por tan sentida pérdida. Yo solo espero que sobre su tumba lluevan esas flores amarillas que tanto veneraba. Ahora Gabo, después de tanto escribir y escribir, descansa en paz.

"Poco después, cuando el carpintero le tomaba las medidas para el ataúd, vieron a través de la ventana que estaba cayendo una llovizna de minúsculas flores amarillas. Cayeron toda la noche sobre el pueblo en una tormenta silenciosa, y cubrieron los techos y atascaron las puertas, y sofocaron a los animales que durmieron a la intemperie. Tantas flores cayeron del cielo, que las calles amanecieron tapizadas de una colcha compacta, y tuvieron que despejarlas con palas y rastrillos para que pudiera pasar el entierro."

Gabriel García Márquez, (1928-2014).

viernes, 28 de marzo de 2014

Entre barricadas



Cuelgo
calas blancas en mi cuerpo
y salgo a enfrentar los fusiles, los cascos y botas vacías.

La esperanza dialoga con el miedo y lo vence
entre perdigones y lacrimógenas
lo vence.

Mis calas blancas flotan
en un mar de retoños de acero
nadie los creyó tan fuertes
nunca tan valientes.

En sus consignas, el grito de todos
el silencio de todos.

Madres y abuelas, rosario en mano,
rezan por los retoños
que se aglomeran en las calles
claman sin descanso en una esquina
debajo de un araguaney que se adelantó a la primavera.
Rezan
por los que viven y por los muertos,
por los desaparecidos y por los presos,
por los torturados, ellas rezan.

Las veo y cuelgo
calas blancas en sus ojos
para recoger sus lágrimas
y regar con ellas
el temor y la poca fe de otros.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Se nos fue Paco de Lucía.


             Hoy murió otra joya musical de nuestro mundo: Don Paco de Lucía. Crecí escuchando sus acordes, admirando sus melodías flamencas. Y como el mundo gira y siempre te sorprende, me tocó asistir al 7mo Festival de Flamenco de Washington, DC (2007), que se llevó a cabo en el Lisner, Auditorio de la Universidad de George Washington. Lo acompañaron en su performance la Bienal de Sevilla, la Compañía Rafaela Carrasco y nada más y nada menos que el Ballet Flamenco Sara Baras. Una noche inolvidable para todos los que asistimos al evento, donde "Entre dos aguas" , fue pedida por el público a viva voz y con esa melodía se cerró el concierto.

          Paco de Lucía fue uno de los guitarristas más grandes del mundo,  cautivandos durante más de 40 años con su estilo sin igual, con su innovador flamenco mezclado con los más variados ritmos internacionales, incluyendo la salsa y el jazz, redefiniendo y dándole vigor al género. No puedo dejar de mencionar su colaboración con Camarón de la Isla, John McLauglin y Chick Corea. Para nosotros es un gran honor su versión de "Moliendo café", de nuestro compositor venezolano, Hugo Blanco.

          Ese 8 de febrero de 2007, el Washington Post reseñó lo siguiente:
"Lucía sabe cómo escribir una historia musical, cómo seducir y sorprender a su público y cómo construir una pieza desde un reflexivo inicio hasta un enardecido final..."

            Por aquí les dejo la versión de Paco de Lucía de Moliendo café y Entre dos aguas, que las
disfruten.

https://www.youtube.com/watch?v=HjUhKyDW2Jg
http://www.youtube.com/watch?v=2oyhlad64-s